« Volver

Motociclista, mida los riesgos

01-10-2016 | Los cascos de mala calidad, mal uso de las vías, transporte indebido de carga y el desconocimiento de las señales son comunes entre los conductores de motos.

Por su facilidad de compra, bajo costo de mantenimiento, escaso consumo de combustible, poca contaminación y por el reducido espacio que ocupan en las vías las motocicletas se convierten en el vehículo ideal para el transporte urbano.

 

Sin embargo y al igual que ocurre con cualquier herramienta el mal uso que le dan los propietarios a sus motos ha causado la estigmatización de los conductores de este tipo de vehículos como altamente peligrosos.

 

Aquí, los errores y los riesgos más comunes entre los motociclistas.

 

Indumentaria. Aunque parezca mentira al momento de comprar un casco muchos motociclistas piensan solo en cumplir con una ley y no en proteger su valiosa vida. 

 

Por esta razón renuncian a comprar un casco de buena calidad y optan por adquirir el más barato que haya sin importar que este no brinde protección alguna. 

 

Algo parecido ocurre con la vestimenta pues en Cali y otras ciudades calientes de Colombia los motociclistas circulan vistiendo bermudas e incluso se les ve sin camisa cuando debían viajar protegidos con prendas gruesas (jean y chaqueta) o mejor aún con las que son especialmente diseñadas para conductores de motos.

 

Mantenimiento. Esta ‘materia’ es perdida por una buena cantidad de motociclistas que circulan con llantas lisas, sin luz de freno, sin espejos y con el motor ‘pasando’ aceite, por ejemplo.

 

Lo que no saben estos propietarios de motos que le dan poca importancia al mantenimiento es que al marchar en esas condiciones están multiplicando las posibilidades de un accidente causado por falta de adherencia de las llantas, no poder comunicar con la correspondiente señal de luz que está frenando, una inesperada fundida del motor o simplemente por no detectar a tiempo un vehículo que se acerca por carencia de retrovisores.

 

Mal uso. Aunque las motos son vehículos pensados, diseñados y construidos para la movilización humana y no para el transporte de carga los motociclistas ignoran esta importante premisa y convierten sus motos en vehículos de carga en donde se llevan mercancías pesadas o voluminosas que alteran drásticamente el centro de gravedad (equilibrio) y por ende el adecuado control de la moto.

 

De igual manera muchos propietarios desafían las leyes físicas al transformar sus motos en coches familiares en los que acomodan cuatro o más personas que viajan exponiendo su vida en todo momento.

 

Pese a que las graves consecuencias de estas malas prácticas se pueden ver a diario en las calles y medir dándole un vistazo a las estadísticas de muertos y heridos en accidentes de motos, ni las autoridades competentes, ni los mismos conductores de motocicletas hacen nada para evitar que esto siga ocurriendo.  

Buscar
PUBLICIDAD