« Volver

El mal que arruina motores

19-08-2016 | El motor es el corazón del automóvil, por lo que se debe prestar atención a sus fallas.

La preignición o ‘cascabeleo’, es un mal que afecta a miles de motores y se produce cuando los ciclos internos del motor se desajustan por causa de una combustión prematura generada por el excesivo calor acumulado en las cámaras de combustión.La principal causa del dañino ‘cascabeleo’, es el uso de combustible de bajo octanaje (gasolina corriente) en motores con una relación de compresión igual o superior a los 9.0:1 que obligan al uso de gasolina extra, especialmente, cuando se transita por terrenos con altura cercana o igual a la del nivel del mar en donde la presión atmosférica es bastante elevada.

Otra causa frecuente de la preignición, es la mala sincronización del motor (desajuste en los tiempos) que puede ser causada por una ‘chispa’ atrasada, bujías inadecuadas o en mal estado o por una correa o cadena de distribución gastada o sin la adecuada tensión, entre otras causas.

Sin embargo y como ya se mencionó, el principal detonante para que se presente el ‘cascabeleo’ es el inadecuado octanaje de la gasolina que es la única característica diferenciadora entre una gasolina corriente y una de tipo extra ya que ambas son procesadas y filtradas de manera idéntica.

Para entender lo anterior, es preciso recordar que el octanaje en la gasolina no es otra cosa que el valor indicado de la presencia de un compuesto propio de los carburantes como es el octano.

Este elemento o compuesto, es el encargado de hacer resistencia al calor generado durante la etapa de comprensión, hasta el momento en que el pistón llega al punto muerto superior de su recorrido para iniciar la etapa de combustión. 

De acuerdo a lo anterior, la gasolina corriente que tiene en Colombia 87 octanos ofrece menor resistencia al calor y por ende, tiende a explotar mucho antes que una gasolina extra que tiene 92 octanos.

En este caso, el calor acumulado en los cilindros hace que la gasolina corriente explote antes de tiempo sin intervención de las bujías ya que estas vienen programadas para generar la chispa cuando los pistones llegan al punto muerto superior antes reseñado y no antes.

Para comprender mejor la preignición, basta con mencionar que cuando se presenta este fenómeno un motor de gasolina deja de funcionar como tal para trabajar de la misma forma que un motor diésel que no tiene bujías pues usa el calor interno para encender la mezcla de aire- acpm.

En resumidas cuentas, para evitar la preignición no se requiere de otra cosa que utilizar una gasolina acorde a la compresión del motor.

Reseña

Por razones físicas relacionadas con la presión atmosférica, la relación de compresión de un motor que es un valor nominal dado a nivel del mar, se reduce aproximadamente en un diez por ciento por cada mil metros de altitud sobre el nivel del mar.

Esto quiere decir que un motor con una relación de compresión nominal de 9:1 a nivel del mar (Buenaventura), tendrá en Cali un valor real muy inferior a los 9.0:1 y por tanto, puede usar gasolina corriente sin riesgo alguno de sufrir cascabeleo.

Buscar
PUBLICIDAD